INICIO

MENU PRINCIPAL

TRADUCTOR

Spanish Afrikaans Arabic Catalan Chinese (Simplified) Danish Dutch English French Greek Hebrew Italian Japanese Korean Norwegian Polish Portuguese Russian Swedish Turkish

CAMPAÑA DE DONACION

www.nuestrocanto.net

 

 

VISITAS

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy852
mod_vvisit_counterAyer2616
mod_vvisit_counterEsta Semana852
mod_vvisit_counterSemana pasada15707
mod_vvisit_counterEste mes46532
mod_vvisit_counterMes pasado68042
mod_vvisit_counterTotal8274632

En línea (Hace 20 minutos): 29
Tu IP: 54.80.63.78
,
Hoy: 21 Dic, 2014

Acustral



ACUSTRAL
Soluciones Acústicas


UNA TRINCHERA EN INTERNET,
PARA EL CANTO CON CONTENIDO

La Silviofilia... Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
COLUMNAS - PULSANDO LA PALABRA
Lunes, 27 de Agosto de 2012 09:09


 
 
Por Javier Farías Aguila - PULSANDO LA PALABRA
 
De mi experiencia personal, les podría contar que mi encuentro con la música de Silvio Rodriguez se produjo en un período de particular sensibilidad, y acaso fue aquello lo que me permitió una conexión rápida e intensa con su nostálgico mensaje musical y poético...
 
Seguramente, a los 10 años de edad, por lo general, no hay una percepción muy profunda del mundo que nos rodea. Yo era una de las excepciones... Por otra parte, y bajo las mismas circunstancias emocionales, comenzaba a seducirme la lectura y el ejercicio literario, haciendo poesías y queriendo escribir como Neruda. Quién no ¿verdad?. Después, buscaba con urgencia una guitarra para cantar como Silvio, y hacer canciones como Silvio. Y ésta, me aguardaba en un mueble viejo habitado por arañas.
 
Sin cuerdas. Lo que de manera instantánea me motivó a conseguir el dinero necesario para comprárselas y así rescatarla de  su polvoriento letargo. El asunto es que, parecidas o no, las historias que cada cual lleva consigo para lo que fue, un buen día (o "mal día"), el encuentro con las canciones de Silvio Rodriguez, coinciden muchas veces en algo: Digo "mal día", porque este brillante cantautor cubano nos hizo descubrir, con mucho placer (pero con "sentencia"), todo un mundo dentro de nosotros mismos, pero al que sólo accedíamos a través de su canto... Por consiguiente, volver allí, para extraer desde aquella profundidad humana nuestro propio e íntimo mensaje o necesidad de expresarnos, era hacerlo, inevitablemente, bajo los únicos códigos que conocíamos. En realidad, era la supremacía seductora de lo que nos propuso Silvio, por sobre otras alternativas, lo que simplemente tomábamos. Y esto, resultó complicado para los que teníamos algún afán creativo musical. Pues no nos bastaba con cantar o escuchar sus canciones, sino que comenzábamos a disfrutar "plagiándolo"...
 
Seguramente, en ésto radica la importancia de su obra para tantas personas: Él nos mostró la llave que ni sospechábamos que existiera, y acaso ni de puerta alguna nos hubiéramos enterado a no ser por su natural y particular manera de invitarnos a vernos por dentro con aquellas canciones... La paradójica "sentencia", como me he referido a este fenómeno, ha sido el que cargan muchos con facilidad, y con "facilismo", consciente o no, al querer imitarlo burdamente. Me refiero a tantos de los nuevos aspirantes a cantautores, entre los cuales yo también estuve... Pero uno mismo, realmente inmerso en el ámbito artístico que nos atañe, se va dando cuenta después, y con cierto pudor, que esto ocurre simplemente por no seguir ampliando los horizontes. Es decir, esto ocurre por falta de esfuerzo, de aprendizaje, de trabajo por forjar la propia identidad creativa. Pues, al mismo tiempo, no ser original, no buscar la originalidad, resulta ser la comodidad del camino ya transitado (como lo dice el mismo Silvio en una de sus canciones)... Entonces, esto, ya supera el normal proceso de lo que entendemos por influencias... Así nace la Silviofilia.